El Vecino del Cuarto Piso

Relatos morbosos de cada día

Algunos Relatos

El Invitado

Enrique se nos unió, abrazando y besando a Susana. Guiño de ojo con una sonrisa profident, a lo que le dice que está preciosa, sopesando sus pechos delicadamente desde fuera.

Leer Relato

Piernas en la Ducha

Reparé, las piernas largas y hermosas habían acaparado mi atención, en el escote generoso que lucía por camisa, dando pié a la imaginación de unos pechos redondos y tersos.

Leer Relato

La Becaria

Bailan bajo su camisa blanca dos redondeces medianas pero poderosas. Su boca, ensaliva de nervios, mira a un lado y a otro desviando miradas con forma de pene.

Leer Relato

La fiesta de Anna

Se quedaron solas después de la ligera pero abarrotada cena. Comieron lo justo para tener el alma dispuesta a un gintonic. Sara sirvió el segundo a Anna. Hablaban de la actualidad del país, cultural y político. A la vez Anna dejaba ver el inicio de la media adornada...

leer más

La Piscina

La amistad con Elena y Enrique había pasado a un estado de maduración. Después de haber sido invitado aquella noche a compartir una barbacoa en su jardín manteníamos un contacto fluido vía mensajes y alguna llamada. Nos habíamos añadido en diferentes redes sociales,...

leer más

El Invitado II

Después de haber sido el centro de atención, de la nalgada y las miradas entre pícaras y sonrientes, sentado más cómodo, descalzo, continué con mi cerveza y la charla en torno al sitio ideal donde viven. (lee El Invitado) Descalzo, qué sensación andar descalzo sobre...

leer más

El Invitado

Como tantos y tantos días, mientras trabajo o cómo desconexión, navego por Twitter. Conversaciones, flirteos, me gusta, imágenes, vídeos, artículos del blog (mi mano dentro de los boxers) y alguna quedada o cita. Aquel inicio de conversación cautivó mi atención que...

leer más

Piernas en la ducha

Estaba en casa sin saber qué hacer. Más bien podía hacer varias cosas. Preparar trabajo, ver una serie como la tercera parte de Twin Peaks, o los estrenos de películas que emitían en mi proveedor de televisión por cable, entre otras actividades. Deseaba algo más. Más...

leer más

La Becaria

Como cada día, me dispuse a dirigirme a la oficina. Mi trayecto habitual, mis pasos de cada día, el transporte  público de cada trayecto, las mismas personas, en los mismos vagones peleándose por los mismos asientos. Los cruces de miradas de siempre, compartiendo...

leer más

En el profundo placer de tu cara

No me lo esperaba. No esperaba que un día tuviera una conversación caliente con aquella chica que conocí a través de Twitter. No se me pasaba ni la mas mínima idea de tener fantasías con ella. Que mantendríamos ardientes conversaciones, de olor afrutado, fuerte como...

leer más

La fiesta de Anna

Se quedaron solas después de la ligera pero abarrotada cena. Comieron lo justo para tener el alma dispuesta a un gintonic. Sara sirvió el segundo a Anna. Hablaban de la actualidad del país, cultural y político. A la vez Anna dejaba ver el inicio de la media adornada...

La Piscina

La amistad con Elena y Enrique había pasado a un estado de maduración. Después de haber sido invitado aquella noche a compartir una barbacoa en su jardín manteníamos un contacto fluido vía mensajes y alguna llamada. Nos habíamos añadido en diferentes redes sociales,...

El Invitado II

Después de haber sido el centro de atención, de la nalgada y las miradas entre pícaras y sonrientes, sentado más cómodo, descalzo, continué con mi cerveza y la charla en torno al sitio ideal donde viven. (lee El Invitado) Descalzo, qué sensación andar descalzo sobre...

El Invitado

Como tantos y tantos días, mientras trabajo o cómo desconexión, navego por Twitter. Conversaciones, flirteos, me gusta, imágenes, vídeos, artículos del blog (mi mano dentro de los boxers) y alguna quedada o cita. Aquel inicio de conversación cautivó mi atención que...

La Becaria II – Conversaciones en una garita

Pasaron algunas semanas y Lucía no había dejado el trabajo de becaria. Observé en ella momentos de tensión cuando con alguna excusa bajaba a visitar a Ernesto, el responsable, a su garita, y veía las aletas de la nariz respingona de Lucía palpitar, hincharse. Mirada...

La Becaria

Como cada día, me dispuse a dirigirme a la oficina. Mi trayecto habitual, mis pasos de cada día, el transporte  público de cada trayecto, las mismas personas, en los mismos vagones peleándose por los mismos asientos. Los cruces de miradas de siempre, compartiendo...

La Camarera en acción – Colección La sala de espera (V)

Nuestras miradas se cruzaron a la vez que nuestros labios hacían el amor, salvaje, alternándonos, dejábamos llevar nuestro sentimiento básico y primitivo. Esos ojos grandes me iluminaron. Vi, más bien me mostró su excitación y ansiedad de entregarse y recibir. Deseaba...

El almacén- Colección La sala de espera (IV)

Seguro que te acuerdas de La hija es la camarera, colección de relatos en el que interactué con la camarera de una cafetería de mi barrio después de un primer encuentro en la sala de espera del médico. Después de vuestros interesantes, constructivos comentarios y...

La hija es la camarera – Colección La sala de espera (III)

Recupere mi posición, de espaldas a ella. No creía lo que estaba haciendo. Excitado y seducido por una mocosa de 20 años. Disfrutaba la situación. Pero no sentía como real lo que me estaba sucediendo. Volvió a pasar por mi lado partiendo en dos el olor a granja-bar....

La hija de la cafetería – Colección La sala de espera (II)

Salieron el pack completo, sólo les faltaba el perrito. Ella acabándose de abrochar la camisa, asistida por el chico sobre el que colgaba el resto del pack. Me dejó adivinar el comienzo de un pequeño escote, quise imaginarme unos pechos pequeños pero turgentes....

El Vecino del Cuarto Piso

Tócame, muérdeme. Lame. Déjame besarte por tus rincones seas quien seas. Saboréame. Mastúrbate. Quiero erizar tu piel.

Déjate seducir por los relatos

Aquí huele y se saborea la sensualidad, a veces muy terrenal y plana, animal, otras puede que sea más selecta y con tintes estéticos.

¿Quieres comentarme algo en privado?

El Sexo

{

¿Es sucio el sexo? Solo cuando se hace bien.

- Woody Allen

Contacta con el Vecino del Cuarto Piso

Si necesitas decirme algo en privado, tienes alguna propuesta o simplemente deseas comentar, rellena el formulario y escríbeme.

Suscríbete a mi Newsletter

Recibe directamente en la bandeja de entrada de tu correo electrónico las últimas entradas.

Pin It on Pinterest